Clases Personalizadas

La metodología de aprendizaje que nos permite llegar a trabajar con las adecuadas herramientas técnicas,  deben considerar un desarrollo secuencial a partir del dibujo.

Sin un correcto dibujo, el cual equivale a la estructura  de una obra, no se logra como resultado  una pintura solida. Así como un edificio sin una estructura y cimiento sólidos, una obra pictórica sin un dibujo “bien armado”, también “se derrumba”.

El aprendizaje del color, así como todos los aspectos técnicos para la realización de una pintura, requiere de un proceso pausado,  paciente. Para ir capacitándose en un correcto uso del mismo, idealmente se debería comenzar a trabajar con los lápices Conté, luego Pastel Seco y finalmente Óleo. El aprendizaje y  aplicación de estos materiales no solo nos permitirán comprender el uso y resultados sobre papel o tela  de los mismos, sino que además descubriremos el significado de los tonos (a grandes rasgos; bajos, medios, altos), además el tema de contrastes, luces y sombras, etc.

Dominando la pintura al oleo, se puede incursionar en el aprendizaje de las Técnicas Mixtas, Acrílico, nuevos soportes.

El alumno llegará a estar capacitado para elegir su temática, su estilo e ir experimentando con los diversos medios que permitan una creación con un sello más personal  en la medida que siga paso a paso la secuencia que implica el proceso y desarrollo del aprendizaje, de menos a más, en profundidad y con mucha paciencia.

El proceso de aprendizaje es infinito.