Jorge Salomo Flores

Gerente de la Corporación Cultural de Viña del Mar, Profesor de Historia del Arte y Apreciación Estética: Universidad Marítima y Universidad Andrés Bello, Viña del Mar.

Sobre Roxana Werner

La labor pictórica se entrelaza en muchas ocasiones, con la tarea de recuperar los vestigios de la historia humana, para convertirlos en motivo de representación. Esta pasión por el pasado y su huella, por el legado de la vida, por aquellos elementos que en simpleza, permiten entrever la riqueza de lo vivido, son parte de la inspiración y componentes de las obras pictóricas de Roxana Werner.

En las telas de Roxana recobran vida los objetos, se vinculan con otros materiales, dejan ver sus texturas, materialidad.

Su pintura podría ser calificada de expresionista. Palpita en las telas el realismo urbano, que encontramos en nuestro derredor, muchas veces olvidado, como si necesitara de una artista para surgir nuevamente y recobrar vitalidad.

El hombre, su paso por la historia está presente en cada rincón, en cada huella. Las manos, los pasos, los sentimientos, se conjugan en estas pinceladas que recogen “la huella del tiempo” y la vuelven a hacer vital, como el manantial permanente que conforma la historia.

Con los pinceles de Roxana Werner, nos sentimos caminando en una caleta sureña, transitando por una calle árida del Norte, palpando la textura metálica de los viejos tambores de aceite, ahora convertidos en tachos de basura…en fin, nos podremos reencontrar con aspectos simples de la vida diaria, que conforman ese mundo evocador que cada uno lleva en su memoria. Entonces, encontramos “la huella de nuestro propio tiempo”.